leyendas de terrorArchive

Sep 14

Desde que era un niño, Arturo Chavez, se quedaba viendo en los rincones de las casas en donde vivía, ya que por el trabajo del padre, tenia que cambiar de residencia constantemente.

La madre de Arturo, tenia el temor de que su hijo tuviera algún tipo de enfermedad, como lo es el autismo, y lo llevo con distintos doctores, para saber que era lo que tenia el pequeño, que desde temprana edad, siempre parecía que estaba ido.

Así pasaron los años, y Arturo empezó a crecer, con un carácter detraído, tímido y temeroso de todo, algo que era común en muchos muchachos de la edad, pero que el niño que ahora era un adolescente, desde pequeño siempre le había pasado.

La madre se animo a hablar con su hijo, para tratar si no de ayudarlo, entender su carácter, que por mas médicos que lo veían nunca dieron con el problema que le afectaba.

Hasta que el muchacho se atrevió a contarle a su madre, lo que siempre desde que tenia uso de razón, veíaen cualquier parte a la que fuera, y era que veía a personas muertas que no habían pasado, al destino final.

Le pedían favores, y si los ignoraba, era peor, porque se metían con el, en ese momento la madre incrédula, le dijo que no creía lo que decía, y que si era para llamar la atención, que no lo hiciera de esa forma, porque su padre, se podría disgustar.

En ese momento Arturo le dijo que su hermana, de nombre Mariela, que había muerto antes de que Arturo naciera, estaba a un lado y le contó algo que solo ella sabia.

Ahí la madre supo que todo era verdad, y lo apoyaría en lo que pudiera, para salir de esa situación, en la que siempre había estado.

Jul 23

Volvemos con los cuentos de terror cortas. Esta historia es clásica, muchos aún no la conocen. Se utiliza principalmente para hacer dormir a los niños o para que no molesten a sus padres de noche mientras duermen.

Cuenta la historia de la existencia de una mano peluda, con garras grandes y afiladas, bellos largos y oscuros y de piel áspera. Se dice que salió directamente del infierno para atormentar a todo aquel que se levantase de su cama en las noches, devorándolo al instante.

Solo unos pocos logran escapar, pero el que lo hace, no se irá sano. Se dice que deja heridas y cicatrices que perduran con el paso del tiempo, atrayendo así una posible infección, que en la mayoría de los casos, terminan en muerte por enfermedades o altas fiebres que contraían en su pierna.

No se sabe si hay un ente que maneja tal mano, o si tiene vida propia, ya que nunca han visto más allá de la mano, los únicos que lo supieron fueron las personas devoradas en el inframundo.

Te invitamos a visitarnos al sitio: www.cuentoscortos.org.mx, en donde constantemente, actualizamos nuestra base de datos, para ofrecer a nuestros lectores, lo mejor en terror.

Jul 23

Les traemos la primera de muchas leyendas de terror. Existe hoy en día una leyenda urbana muy famosa en los Estados Unidos. Se trata de que la gente llama comúnmente “El asesino del asiento de atrás” o bien en inglés “The Killer in the Backseat”.

Se cuenta que empezó una noche donde una chica estaba de fiesta con algunas de sus amigas un sábado que pintaba ser como otro cualquiera. Al salir del bar y tropezándose entre las escaleras por su grado de alcohol que tenía en el cuerpo, entró a su coche y se dispuso a ir a su casa. Segundos más tarde, notó por el espejo retrovisor dos faros, se dio cuenta que eran de otro automóvil que avanzaba a una velocidad más rápida que la de ella. Al percatarse de esto, la joven alterno hacia la otra parte de la vía, pero el otro automóvil también lo hizo.

La chica empezó a sentir un terror muy grande, debido a que ese coche misterioso prendía y apagaba las luces sin cesar. Después de varios intensos minutos logró llegar a la entrada de la casa, pensando bajarse del auto rápidamente, entrar y llamar al 911.

Salió corriendo y a su paso le siguió la persona que estaba en el otro coche mientras le gritaba “Corra, entre a la casa y llame al 911″.

Al llegar la policía se aclaró lo que sucedió. La persona que la perseguía desesperadamente le salvó la vida, ya que vio en la parte trasera del auto de la chica la silueta de un hombre con un hacha, que levantaba despacio su mano para matarla.

Jul 23

Aunque es una de las leyendas viejas, se ha convertido de las más famosas durante los útimos tiempos. Sus rasgos se caracterizan por ser alguien muy alto, con brazos y piernas enormes, y siempre va vestido de traje y corbata. No tiene cara, en lugar de eso se le ve un rostro totalmente blanco y brillante atemorizador.

Se esconde en lugares deshabitados, donde le hará pasar sus últimos momentos a la persona desafortunada que pasé por ahí. Sin escrúpulos los mata a a todos. Se dice que proviene del inframundo y viene a recolectar ofrendas para su rey, aunque otros afirman que en un ente que mata solo por diversión.

Se han hecho juegos de terror basados en esta leyenda, en diferentes mapas y ubicaciones, donde el objetivo es recolectar  8 páginas que estarán repartidas por todo el lugar.

May 09

Desde que tengo uso de razón, siento una extraña fascinación por las hogueras. El sonido de las llamas ardiendo me produce una calma indescriptible.

La historia que voy a contar sucedió no hace mucho en un bosque que se encuentra a unos 8 km de mi hogar. Sucede que mi padre y mis hermanos nos fuimos a acampar a este sitio con el objetivo de pasar un tiempo en contacto con la naturaleza.

A mi hermano Alvin, el más chico de los tres, la idea de irnos de campamento nunca fue de su agrado. Pues decía que a lo mejor una bestia saldría en medio de la oscuridad y nos mataría.

Por tal motivo, mi hermano Roberto le reiteraba en repetidas ocasiones leyendas cortas y cuentos de terror para que ni siquiera en el trayecto hacia allá, tuviera la oportunidad de conciliar el sueño.

Llegamos al lugar y nos sorprendió que la zona donde íbamos a acampar estuviera muy concurrida. Adonde quiera que mirásemos, notábamos la presencia de campers. Mas a mi padre eso parecía no preocuparle, ya que es una de esas personas a la que le gusta (y además se le da muy fácil) el proceso de “socialización”.

Pronto una señora se le acercó a mi papá y le dijo:

- Tenga cuidado señor, aquí rondan los vampiros, sobre todo en las noches. No eche en saco roto mi advertencia.

Luego de ese infrecuente suceso, me le acerqué a papá y le comenté:

- Mejor vámonos. Algo hay en esa mujer que me dio mala espina.

- Eso que acabas de oír hijo mío, son sólo leyendas cortas y cuentos de terror.

Oscureció rapidísimo. Nos metimos a nuestra tienda y cuando el reloj marcó la una de la madrugada Alvin se levantó y salió con dirección a los árboles. Era como si estuviera poseído, me levante tras él y vi que la mujer con la que mi padre había conversado en la tarde, le había mordido el cuello.

De su espalda de mi hermano, brotaron dos alas de murciélago y en un suspiro se perdió en la oscuridad de la noche.

May 09

En la empresa en la que yo laboraba cada quien tenía su propia historia sobre cómo había muerto el dueño anterior.

Las leyendas eran muchas. Una de las más recurrentes era que se había suicidado por presiones laborales, subiendo a la azotea y aventándose al vacío. Otra decía que su esposa lo había descubierto en un amorío con “Lupita”, su asistente personal.

Lo cierto es que nadie se atrevía a entrar solo al elevador a la hora de la salida, ya que decían que el alma de Gustavo Zárate se aparecía allí.

Por desgracia, un día mi jefe me dejó como encargado de un proyecto y tuve que salir pasadas las ocho de la noche. Como tengo problemas de espalda y mi área de trabajo se ubicaba en el octavo piso, mi única solución para bajar hasta el estacionamiento era utilizar el ascensor.

En cuanto entré ocurrió una falla eléctrica dejándome atorado entre piso y piso. En lo que esperaba a que llegara la ayuda, una voz me repetía una frase:

“Lupita tiene el fistol, Lupita tiene el fistol”.

No fue extraño que no sintiera temor, pues sabía por todas las leyendas que había escuchado a lo largo de mi vida, que en algunas ocasiones estas apariciones no encuentran su “descanso” hasta que resuelven un asunto en particular.

Al día siguiente, me le acerqué a Lupita y le dije:

- ¿Dónde tienes el fistol de don Gustavo?

La mujer palideció inmediatamente y comenzó a gritar como una desquiciada:

- Ya no puedo seguir callando más la verdad, yo lo maté, yo lo maté.

- ¿A quién? ¿Por qué? Pregunté.

- A Gustavo, me dijo que se divorciaría de su mujer pero eso no fue más que una mentira. Esperé cinco años para que tomara una decisión. Al final me di cuenta que ese día no iba a llegar.

Llamamos a la policía y ella no opuso resistencia. Al poco tiempo, cerraron la compañía y todos quedamos desempleados.

historias de ultratumba